viernes, 4 de septiembre de 2009

El Hígado graso: Causas y consecuencias

El hígado graso o Esteatosis es un cuadro clínico muy frecuente que en general se diagnostica en forma casual durante rastreos ecográficos de abdomen (hígado hiperecogénico) realizados para la evaluación de diferentes patologías.


Es una enfermedad del hígado caracterizada por acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas (hepatocitos). El consumo de alcohol es una causa importante de hígado graso, y es un factor que siempre debe considerarse ante un paciente con hígado graso. La acumulación de grasa en los hepatocitos puede llevar a inflamación hepática, con la posibilidad de desarrollar fibrosis y finalmente terminar en un daño hepático crónico (o cirrosis hepática).

Hay que tener presente sus denominaciones con las cuales también se le conoce:

1) Hígado graso: Término general. Cuando no es a causa del consumo de alcohol, se conoce como hígado graso no alcohólico. En inglés se llama non-alcoholic fatty liver disease (NAFLD).
2) Esteatosis hepática: Acumulación de grasa en el hígado, sinónimo de hígado graso.
3) Esteatohepatitis no alcohólica: Cuando la acumulación de grasa en el hígado va acompañada además de un fenómeno inflamatorio. En inglés se conoce como non-alcoholic steatohepatitis (NASH).
4) Esteatohepatitis metabólica: Recientemente se ha propuesto llamar a esta enfermedad esteatohepatitis metabólica (metabolic steatohepatitis o MESH).

La causa o etiología de la acumulación de grasa en el hígado no se conoce con certeza, pero hay algunos mecanismos que se han demostrado muy importantes en el desarrollo de la enfermedad:
*Resistencia a la insulina.
*Estrés oxidativo.
*Liberación de citokinas.

El hígado graso frecuentemente es asintomático y solo es descubierto a raíz de una ecografía (o ecotomografía) abdominal que muestra el hígado más refringente ("brillante"). La otra forma de llegar al diagnostico es a través del hallazgo de elevaciones de las aminotransferasas (transaminasas) descubiertas en un examen de sangre rutinario o por cualquier otra razón. Algunas personas se quejan de dolor abdominal leve a moderado en el hipocondrio derecho (la zona donde se ubica el hígado). Sólo un pequeño porcentaje de pacientes presentan síntomas de insuficiencia hepática.

Muchos estudios han surgido desde los años ochenta, en que Ludwig y sus colaboradores publicaron trabajos que explicaban la fisiopatología del Hígado Graso no Alcohólico (HGNA). Se observaba la asociación de obesidad, diabetes mellitus tipo II y los cuadros de hipertrigliceridemia, relacionados con los cuadros de HGNA. Posteriormente, se fueron ampliando los estudios y dependiendo de los hallazgos histológicos se determinó que cuando más se infiltraba el hígado de grasa se producía Esteatohepatitis no alcohólica (EHNA), que corresponde a cuadros más avanzados de compromiso del hígado y que en algunos casos puede llegar hasta la cirrosis.

Muy importante

Existe controversia ya que en la actualidad no existe tratamiento que pueda modificar la evolución de la enfermedad, sin embargo existe un artículo donde se demuestra que a un grupo de 36 personas se les ejecutaron biopsias para saber el grado exacto de alteración hepática y en 10 de ellas cambió el diagnóstico. La única recomendación útil es tratar de no ser obeso. Si lo es, debe tratar de bajar de peso. Si tiene una hipertrigliceridemia se deben cambiar los hábitos alimenticios. Hasta el momento los medicamentos no han demostrado su eficacia.

Desde el punto de vista de la Medicina complementaria se pone como alternativa el consumo de tres tazas de TE ROJO al día para mejorar el estado. Paralelamente para regularizar las grasas corporales y ayudar a bajar de peso también el SIROPE DE SAVIA y el TE VERDE puede servir como depurador hepático.

Fuentes
Gastroenterólogos del Ecuador
Nuestro Hígado
La Consulta del Doctor

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada